Del laboratorio al obrador

Eugeni Muñoz

Eugeni Muñoz (Sant Vicenç dels Horts) lidera el obrador de la Pastelería Muñoz, fundada por su abuelo en 1947. Después de estudiar Química, decide involucrarse en el negocio familiar como jefe de obrador con su hermana, Mercè Muñoz, encargada de la parte comercial de la pastelería.

Lejos de conformarse con la sólida implantación conseguida en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), la Pastelería Muñoz sigue adelante con ambición, renovándose al son de una generación más joven, donde los turrones de sabores poco habituales e innovadoras tartas conviven a la perfección con las elaboraciones más tradicionales.

ENTREVISTA

¿De dónde viene tu pasión por la pastelería?

Viene desde siempre, de la familia, soy la 3ª generación de pasteleros Muñoz. Toda la vida lo he mamado. Al principio no quería seguir con la profesión, sobre todo por los horarios, así que estudié Química, pero después, volví al origen y decidí aplicar lo aprendido al negocio familiar.

¿Dónde buscas inspiración para tus creaciones?

Principalmente en cursos, Instagram y Facebook. Hoy en día, estamos en un mundo muy globalizado, donde es fácil estar al día de lo que pasa en otras partes del mundo e inspirarte.

¿Cómo definirías tu estilo profesional?

La verdad es que no soy consciente de tener un estilo concreto. Supongo que es uno donde la pastelería más tradicional y clásica se mezcla con preparaciones más modernas.

Como profesional del sector, ¿cómo imaginas el futuro de la pastelería?

Creo que, al igual que en la cocina, la pastelería tradicional es la que perdurará, aunque eso sí, incorporando algunos elementos más modernos. En el futuro espero que la cultura de la pastelería se haga cada vez más conocida para el público en general.

¿Qué consejo darías a los futuros pasteleros?

Que se arriesguen y que apuesten por la calidad. Es la única manera de hacer bien las cosas y que funcione.

¿Qué significó para ti recibir el premio a Mejor Joven Artesano Alimentario Innovador en 2013?

Fue sobre todo, un reconocimiento al trabajo bien hecho, una manera de decirme que estaba trabajando en la buena dirección. Con constancia. La perseverancia de conseguir un sueño y trabajar para conseguirlo. Son decisiones personales, laborales, en base a lo que tú quieres; son decisiones de vida y sabes que tienes que pagar un peaje, ya que implica una inversión emocional y económica.

Eres conocido por tus innovadoras propuestas, ¿crees que tradición y modernidad pueden convivir en una misma pastelería?

Si, totalmente. La mía es un ejemplo. Trabajamos cosas muy tradicionales y otras modernas que poco a poco el público va adoptando.

¿Qué es lo que más piden los consumidores en la Pastelería Muñoz?

Sobre todo lo más clásico: bollería y pastelería tradicional.

¿En qué te has inspirado para crear la receta de autor de este magazine?

Era la oportunidad de utilizar los ingredientes para dar a conocer un poco la cultura del chocolate, utilizando un gusto muy particular, de chocolate con origen. Además es un formato original, distinto del mousse tradicional, en el que la combinación con el praliné hace del resultado final una apuesta segura.