maridajes: raúl bernal & vicente garcía plana

Cuando dos talentos se unen, no suman, multiplican. Bajo esta premisa nació la idea de “Maridajes”, un encuentro entre chefs y artistas de diferentes disciplinas con el objetivo de inspirar la creatividad. Una invitación a compartir, a dialogar, a explorar nuevos puntos de vista y procesos de trabajo.

Para nuestro primer maridaje reunimos al chef pastelero Raúl Bernal, embajador de Chocovic, y al artista plástico Vicente García Plana. A ambos les une, además del instinto artístico, el amor por su ciudad natal, Huesca, hogar y fuente de inspiración al mismo tiempo. Los dos aceptaron el reto de juntar sus talentos para crear una pieza de chocolate singular y exclusiva.

Coincidiendo con el montaje de la exposición “El objeto de la memoria”, presentada en el IAACC Pablo Serrano de Zaragoza, Vicente García Plana propuso a Raúl Bernal inspirarse en uno de los más de 30.000 objetos que componen el cuerpo artístico de la exposición: una pieza industrial de hierro a la que Vicente había dado una segunda vida convirtiéndola en la cara de un payaso.

Nuestro embajador recogió el guante y transformó aquella cara sonriente de metal en un exquisito turrón de sabor intenso y toques afrutados. Conseguir un sabor que reflejara el alma de la pieza fue su mayor obsesión durante todo el proceso de trabajo.

Con ese objetivo, Raúl escogió el chocolate negro Kendarit 60% como ingrediente principal por su sabor intenso y que marida a la perfección con la cereza. Y como no hay payaso sin su nariz roja, añadió gominolas de jarabe de cereza para darle un toque fresco y divertido.

En la casa-taller de Vicente, rodeados de miles de objetos a la espera de convertirse en obras de arte, hablamos con ellos de sus trayectorias, de inspiración, de procesos creativos… y por fin, descubrimos a “Charlie Rivel”, el turrón con sonrisa de payaso nacido del maridaje de dos grandes talentos como Raúl Bernal y Vicente García Plana.