una Sagrada Familia para comérsela

23/10/2018

 

Millones de personas de todo el mundo la visitan cada año. La Sagrada Familia de Gaudí es, más allá de una obra de arquitectura sin igual, el mayor icono de la ciudad Barcelona. Tal vez por ello, y porque la tienda de Torrons Vicens donde trabaja está situada justo delante, el joven artesano chocolatero Adrián Ramírez decidió embarcase en el complejo proyecto de realizar una réplica en chocolate de la Sagrada Familia.

La tarea no fue fácil. Sin planos ni conocimientos previos de arquitectura, Adrián dedicó todo un mes de trabajo, incluidas algunas noches, a replicar la estructura del edificio con ayuda de un ordenador, una impresora 3D y mucha intuición.

La fase de construcción se extendió casi cuatro meses más, entre pruebas, montaje y correcciones. En total, Adrián ha empleado casi 5 meses y cerca de 170 kilos de chocolate negro Chocovic Yagara 60% para levantar su espectacular réplica a escala de la Sagrada Familia.

La obra está formada por 498 piezas de chocolate y tiene una altura de 1,40 metros. Una gran parte de la estructura está elaborada en chocolate macizo para poder soportar el peso de algunos elementos, como la Torre de Cristo, de aproximadamente 30 kilos.

La Sagrada Familia de chocolate todavía estará expuesta durante algún tiempo en la tienda Torrons de Vincens de la calle Provença 431 de Barcelona, justo delante y con la misma orientación que el edificio original.

¡Seguro que el mismísimo Antoni Gaudí quedaría maravillado con ella!